PROBLEMAS Y SOLUCIONES DE LAS PUERTAS BLINDADAS



 ¿QUÉ ES UNA PUERTA BLINDADA?


Una puerta blindada es una puerta de madera con una o dos chapas de hierro alojadas en su interior dejando libre unos 5 cm en todo su perímetro para que pueda embutirse la cerradura, atornillar bisagras y cepillar si fuera necesario.

Esta puerta va alojada en un marco, también de madera, que en determinados casos puede estar reforzado por una pletina de hierro en la zona donde se alojan los cerrojos.

Los problemas más frecuentes son:

Problema 1. Puede ser que tenga una cerradura embutida de 5 puntos (1 arriba, 1 en el suelo y 3 laterales), de cualquier marca, y los 3 puntos laterales no cierren correctamente o, sencillamente, no cierren.

En este caso, tenemos dos tipos de soluciones: que la puerta roce el suelo, o que no la roce.

-          Si la puerta no roza el suelo, podemos limar la parte superior del perfil metálico de la puerta, con una fresadora en forma triangular o redonda, con cuidado para no eliminar la separación entre los bulones.

-          Si la puerta roza el suelo, lo primero que tendremos que ver es si la tornillería de las bisagras están correctamente apretadas. Para ello, cogeremos un destornillador de la forma de la tornillería, e iremos apretando y ajustando todos los tornillos. Si aún así el problema persiste, quite las bisagras, descuelgue la puerta, y sustituya toda la tornillería, puede ser que necesite tornillos de más longitud, de al menos 75 mm.

Problema 2. Al cerrar la puerta, se da cuenta de que, por muy fuerte que de el portazo, el resbalón no cierra, quedándose la puerta de su domicilio abierta.

Bien, los resbalones son una pieza de la cerradura muy delicados. La misma suciedad diaria, el polvo, pelusas, etc, que se va depositando dentro del hueco, puede hacer un poso e impedir que el golpe de la puerta funcione correctamente.

La solución que recomendamos es que lime el puente del marco, limpiándolo muy bien, sin dejar virutas de metal ni de madera. De esta forma el resbalón entrará más fácilmente y dará el golpe.

Si aún así no se arregla el problema, llámenos, ya que manipular las cerraduras es algo muy meticuloso y debería hacerlo un profesional.

Estos dos problemas son los más usuales en las puertas blindadas. De más queda decir, que desde cerrajeros en Alcorcon recomendamos siempre un mantenimiento y una revisión de la puerta.


Ver mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario